Buscar este blog

martes, 30 de mayo de 2017

Serie Spinster House por Sally MacKenzie

0.5.- Nunca es tarde si la dicha es buena

Nunca es tarde si la dicha es buena (Loves Bridge #0.5)

Hace ya veinte años desde que lord William Wattles posó por primera vez sus ojos en Annabelle Frost. Sin embargo, sus rasgos permanecen fielmente en su memoria: su belleza etérea, su inteligencia aguda, lo moderno de su actitud ante el amor… y su sensualidad. Pero Belle fue señalada por resultar «ligera de cascos», lo que no dejó a su padre otra opción que enviarla lejos para no mancillar la reputación de la familia.

Ahora se ha instalado en la casa para solteronas de Loves Bridge, un lugar donde una mujer soltera puede vivir en paz y, más concretamente en el caso de Belle, mantenerse a sí misma trabajando como bibliotecaria. ¿Acaso la hermosa y apasionada dama ha acabado por renegar del matrimonio?

William no puede entender cómo una mujer como la que conoció un día acabe así. Cuando el destino le lleva a Loves Bridge, aquel amor que tanto añoraba vuelve a sus brazos. ¿Valdrá la pena dar rienda suelta a su inquebrantable deseo a pesar del terrible escándalo que les señalará? Desde luego.

1.- El fruto prohibido es el más apetecido

El fruto prohibido es el más apetecido (Spinster House, #1)

La señorita Isabelle Catherine Hutting es de las que prefieren echarse a descansar un rato en la biblioteca antes que andar dando vueltas por el salón de baile en busca de un marido. Así que cuando se entera de que hay una plaza libre en la casa para solteras del pueblo, decide dejar atrás toda esa historia del matrimonio. 

Pero para ingresar, tiene que hablar antes con el propietario de la casa, Marcus, duque de Hart: el hombre más atractivo que nunca haya visto, y el único que ha conseguido impresionarla, al menos un poco… 

Con su ingenio, su espíritu independiente y su belleza —eso también—, Marcus no puede evitar sentirse atraído por Cat. Lo triste es que no está pensando precisamente en casarse, y menos con la maldición que su familia arrastra desde hace siglos: «Ningún duque vivirá lo suficiente como para ver nacer a su heredero». Pero ¿habrá alguna posibilidad de romper dicha maldición —como pasa en los cuentos de hadas— con un acto de amor verdadero?


2.- Quien siembra vientos, recoge tempestades

QUIEN SIEMBRA VIENTOS, RECOGE TEMPESTADES (Loves Bridge nº 2)

La señorita Anne Davenport no tiene más que dos opciones de futuro: la primera, quedarse a vivir una vida triste y gris en casa de su padre junto a la que pronto será su madrastra; la segunda: irse a vivir a la casa para solteras de Loves Bridge… si su amiga Cat abandona sus principios y se casa con el duque de Hart, dejando su plaza libre.

Para lograrlo, utilizará sus habilidades como cotilla y hará correr el rumor de una cita secreta entre ambos, puede que eso ayude… Pero el cabezota del primo del duque supone un obstáculo. Un obstáculo ridículo y muy persuasivo…

Nate, marqués de Haywood, se ha pasado la vida pendiente del duque, preocupado por la maldición familiar. Sabe que la única manera de mantenerlo con vida es que permanezca soltero. Lo que significa que debe convencer a la intrigante señorita Davenport de que puede usar los labios para algo mucho mejor que para difundir cotilleos. Para besar, por ejemplo. Y es que quien siembra vientos… 

La verdad, el marqués se está empezando a plantear que tiene un futuro mucho mejor para la señorita Davenport, un futuro que no tiene nada que ver con quedarse en la casa para solteras de Loves Bridge, sino… a su lado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

*Recuerda visitar nuestra BIBLIOTECA para encontrar el contenido que desees.
*No enviamos archivos por correo.
*No olvides dejarnos tu opinión sobre los libros que has leído ;)